La situación de la escasez de agua potable en América Latina es un hecho inevitable. De acuerdo con un estudio realizado por el Observatorio Global de la Sequía, en el cuales se comparan los periodos de 2011-2020 con los de 1981-2010, años en que las cantidades promedio de precipitación se han reducido entre un 30% y un 90% en el este de Brasil, las costas de Venezuela, Ecuador y Perú, y el sur de Chile y Argentina. 

Chile es uno de los países que lidera con escasez hídrica en la región por la sequía en su zona central, que resulta ser la más prolongada de América Latina y el Caribe. Según lo señalado por el director ejecutivo del Centro del Agua para Zonas Áridas y Semiáridas de América Latina y el Caribe (CAZALAC), Gabriel Mansilla, en una nota de portal DW Noticias, se determina que a nivel latinoamericano se notan en general procesos normales de sequía, aunque más intensos en cuanto a intensidad más que de frecuencia. 

Ante esta situación amenazante, surge la necesidad de buscar soluciones o instaurar cambios para cubrir la creciente demanda de agua, por ejemplo, implementar sistemas alternativos para potabilizar el agua, tal como lo es Clean Water for All. Esta startup se ha dedicado a convertir agua dulce en agua apta para el consumo humano a través de una reacción química de distintos sales, los cuales cuentan con certificación y respaldo técnico otorgado por la Universidad de Concepción. 

Al ocupar 0,7 gramos de este conjunto de sales potabiliza 20 litros de agua en un periodo de 25 a 30 minutos. Algo completamente innovador para disminuir la brecha de agua potable entre distintas regiones del país, además de ser una solución sostenible aplicable a corto y largo plazo. 

Actualmente Clean Water for All está en proceso de formación de equipos para levantar la primera planta solar portátil chilena, hecho crucial que determina la futura trayectoria de este gran emprendimiento local. 

Síguenos en instagram

@empresasmadesal

Categorías